VIRGEN INMACULADA, PLEGARIA PARA UNA PETICIÓN URGENTE Y ORACIÓN DEL PAPA SAN JUAN PABLO II



ORACIÓN DE INICIO 

Santa María, llena de la Presencia de Dios, 
la mas tierna herencia que nuestro Señor y Redentor nos dejó
renuevo mi amor y verdadera confianza en Ti, 
y, siguiendo tu ejemplo, me someto a la voluntad del Padre. 

Te pido inundes mi vida de esperanza y fortaleza, 
para que, a pesar de las contrariedades y problemas 
nunca pierda la esperanza y la confianza en tu celestial amor 
y en la misericordia de Aquel que nos creó a su imagen. 

 Oh Señora, te ruego que cuando por diversas circunstancias 
veas que estoy padeciendo y no consigo cumplir mis metas, 
engrandezcas mi fe con tu inestimable auxilio 
y des sosiego a mi alma para que no pierda de vista lo Eterno
para que no deje de poner mi mirada en Dios 
y agradecerle los bienes que a diario pone a mi alcance. 

REZO A MARÍA INMACULADA 
PARA UNA PETICIÓN URGENTE 

Oh Purísima Señora y Madre mía, 
llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, 
Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, 
elegida entre todas las mujeres para ser Madre de Dios 
y preservada por ello de toda culpa y mancha
desde el primer instante de tu Concepción, 
hoy con el corazón lleno de afecto ante Ti llego suplicante 
y con esperanza pido tu auxilio y compasión. 

Dios te salve, dulce María, amada Reina mía, 
Tú que eres Luz y consuelo e iluminas nuestros pasos 
Tú que eres dulcísima Madre de misericordia 
y nos guardas bajo tu santo manto protector, 
ven a mí, socórreme, no me dejes padecer más. 

A tus pies me postro implorando tu amparo, 
Madre, por favor, usa tu poderosa intercesión celestial 
y haz llegar a tu Hijo, mi Señor Jesús, esta humilde petición, 
ruégale que con su infinita bondad me ayude 
a salir de esta mala situación que me embarga, 
por favor, haz que encuentre alivio en mi angustia 
y que pronto vea felizmente solucionado 
los problemas que tanto me afligen y hacen sufrir: 

(decir con inmensa fe lo que se desea conseguir). 

Reina de los Ángeles y de los hombres, Reina mía, 
acepta con agrado mi alabanza y confianza, 
mi esperanza está puesta en tu amor maternal, 
sé que Tu me me dejas y que siempre estás a mi lado 
y que en toda ocasión quieres lo mejor para mí, 
por ello te dirijo esta plegaria con fervor 
y deposito en tus prodigiosas manos mis deseos, 
alcánzame de tu Hijo lo que con fe pido 
y que sabes me es tan necesario para tener paz 
para que mi vida esté llena de felicidad. 

Oh Virgen Inmaculada, Madre del Verbo Eterno, 
Madre sin mancha de pecado, 
Virgen digna de toda alabanza y adoración, 
me acojo bajo tu cuidado y te pido seas mi refugio, 
sálvame de todo peligro, aléjame del mal, 
líbrame de las tristezas de este mundo y dame tu bendición, 
¡Madre, ten misericordia de mí! 
Así sea. 

Rezar tres Avemarías. un Padrenuestro y un Gloria. 

ORACIÓN DE SAN JUAN PABLO II 

"¡Virgen Inmaculada! 
hoy estamos aquí para rendirte homenaje 
a los pies de esta columna, desde la cual tú velas con amor 
sobre Roma y sobre el mundo entero, 
desde que, hace ya ciento cincuenta años, 
el beato Pío IX proclamó, como verdad de la fe católica, 
tu preservación de toda mancha de pecado, 
en previsión de la muerte y resurrección 
de tu Hijo Jesucristo. 

¡Virgen Inmaculada! tu intacta belleza espiritual 
es para nosotros manantial vivo de confianza y de esperanza. 

Tenerte como Madre, Virgen Santa, 
nos alienta en el camino de la vida 
como prenda de eterna salvación. 

Por eso a ti, oh María, confiadamente recurrimos. 
Ayúdanos a construir un mundo 
donde la vida del hombre se ame y defienda siempre, 
donde se destierre toda forma de violencia, 
y todos busquen tenazmente la paz. 

¡Virgen Inmaculada! en este Año de la Eucaristía 
concédenos celebrar y adorar 
con fe renovada y ardiente amor 
el santo misterio del Cuerpo y la Sangre de Cristo. 

En tu escuela, oh Mujer Eucarística, 
enséñanos a recordar las obras admirables 
que Dios no cesa de realizar en el corazón de los hombres. 

Con solicitud materna, Virgen María, 
guía siempre nuestros pasos por los senderos del bien." 
¡Amén! 

El 8 de diciembre de 2004, durante el Ángelus, en el tradicional homenaje a la Virgen María en la plaza de España, en Roma, el Papa san Juan Pablo II consagró la ciudad de Romay el mundo entero a Ella, a Virgen María, Madre inmaculada del Verbo hecho hombre, un faro de luz para la humanidad de todos los tiempos, y rezó esta oración escrita por él. 

Haz las oraciones a la Virgen durante tres días, rézalas con mucha devoción y deposita tus penas en sus manos. Pídele te reciba en su Corazón y te regale el auxilio que Ella como Madre sabe dar. 



1 comentario:

  1. Querido San Juan Pablo II,hoy te pido que intercedas por mí ante Dios Padre para que atienda mi súplica, yo sé que el escucha y así como en la sagrada palabra dice "pide y se te da´ra", "toca y se te abrirá así hoy 9 de Diciembre del 2019, pido y toco al sacratisimo corazón de Dios y de su bendito hijo Jesús, para que escuchen y mi suplicaa mis necesidades, así sea, amen.

    ResponderEliminar

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA PEDIR POR LOS ENFERMOS

ORACIÓN PARA PEDIR A DIOS UN MILAGRO DE SALUD

Dios Todopoderoso, Padre Celestial amoroso,  Tu que nos concedes dulce consuelo y perfecta solución  cuando creemos que es imposible ...