NAVIDAD, ORACION MILAGROSA PARA TRES PETICIONES, AMOR, NECESIDADES, PROBLEMAS...



Dulce Jesús mío, mi Niñito bien amado y adorado, 
Niño del pesebre, nuestro Dios y hermano, 
Tú que sabes y entiendes nuestras penas y dolores 
llega a nosotros que con alegría te esperamos, 
¡ven a nuestras vidas! ¡ven no tardes tanto! 
haz te pedimos que cuando suframos angustias, 
siempre recordemos que nos has salvado 
y que estas a nuestro lado para cobijarnos.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado, mi niño hermoso. 
¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!, 
ven danos tu amor, haznos llegar todo lo mejor 
y bendícenos y deja en nosotros el milagro anhelado. 

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN 

Soberana Virgen María, Reina de nuestras almas
Madre amorosa de Jesús y bondadosa madre nuestra, 
que por tus grandes virtudes y humildad, 
merecisteis que todo un Dios te escogiese por Madre suya, 
te suplico que prepares y dispongas nuestras almas, 
para el nacimiento espiritual de tu adorado Hijo. 

¡Oh dulcísima María llena de virtudes! 
haz que esperemos la venida del Divino Niño 
con el mismo profundo recogimiento y divina ternura 
con la que le aguardaste Tú en Nazaret, 
para que seamos dignos de verle, amarle y adorarle 
en estas fechas y por toda la eternidad.

Bendita Santa Madre del Niño Dios y Señora nuestra,
bajo tu amparo nos acogemos, nos ponemos en tus manos,
ruega por nosotros, amabílisima y dulce Señora,
y ven y quédate por siempre en nuestro hogar
para que nos enseñes, gobiernes, cuides y defiendas
en todas las horas y momentos de nuestra vida;
líbranos de todos los peligros y penas,
y recibe benignamente las suplicas
que con esperanza te hacemos en las necesidades,
para Ti Señora no hay nada difícil, nada imposible, 
pues Tú, mi buena y milagrosa Madre,
todo para nosotros lo consigues del Señor,
pídele, Virgen María, urgente ayuda en este problema:

(haz la primera petición confiando en María).

Oh Madre de la santa esperanza, Madre del auxilio, 
oh Reina de todo lo creado y dulce abogada nuestra,
envíanos desde lo Alto tus divinas gracias y favores,
vela por nosotros, cuídanos, ampáranos y protégenos
y llénanos de alegría, bienestar, amor y paz. Así sea. 
Ahora se rezan con devoción tres Avemarías.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Dulce, abnegado y poderoso san José,
elegido y horado por la Santísima Trinidad
para ser esposo de la Santísima Madre del Señor,
cuidador y custodio del Niñito Jesús
y cabeza visible de la Sagrada Familia,
tú que tuviste el privilegio de poder estrechar a Jesús
entre tus fuertes, cálidos y cariñosos brazos
y ahora moras en la cumbre del Cielo junto a tu Esposa
ven y quédate en nuestro hogar, en nuestras vidas,
sobre todo cuando estemos apesadumbrados
y las las carencias y las necesidades nos aflijan,
y, por los miles de milagros y favores que concedes,
ten a bien ayudarnos a conseguir lo que pedimos:

(haz la segunda petición con gran esperanza).

Intercede para que encontremos el alivio que buscamos
pide por nosotros y tómanos bajo tu protección,
sé siempre nuestro benéfico mediador y abogado
ante cualquier mala circunstancia de la vida,
presérvanos del pecado y líbranos de todo mal,
haznos humildes, pacientes y virtuosos como tú,
llena nuestros espíritus de bondad, de caridad y entrega
y obtén para nosotros el auxilio maternal de María
y la mano de Jesús para que nos socorra en las penas
y así podamos vivir en amor, paz y felicidad.

Bendito seas eternamente, amado san José, 
sublime jefe de la Sagrada Familia. Así sea. 
Reza con fervor tres Padrenuestros.

ORACIÓN AL DIVINO NIÑO JESÚS 

Oh dulcísimo Niño Jesús, mi Dios y Señor,
Príncipe nacido de santa María Virgen,
tierno Niñito dueño de nuestros corazones,
danos tu celestial cariño y ven a nosotros sin tardar.

Oh Santo Niño te amamos porque nos amas
y nos ofreces un amor bueno, infinito y generoso,
te adoramos porque nos traes paz, justicia y verdad 
y no permites que los problemas nos agobien.

Tú que naciste en Belén para salvarnos a todos,
perdona nuestras culpas y apiádate de nosotros, 
reparte tu misericordia entre los que padecemos
y danos tu gracia para nunca más volverte a ofender.

Oh Divino Infante, Rey de reyes, Niño amadísimo, 
sabemos que todo es posible para quien tiene fe
y que tu Padre, con su infinita bondad, dará cosas buenas
a quien se las pida con humildad en tu Santo Nombre,
por ello con sencillez e inmensa esperanza
te pedimos que en esta especial ocasión nos bendigas.

Mi buen Jesús, Niño preciosísimo,
te adoramos como en su momento hicieron los pastores,
como los Magos que llegaron de Oriente
para reconocerte como Rey del mundo y Príncipe de la paz,
en tu divino Corazón depositamos nuestras penas,
y, confiando en tu generosidad y grandeza,
te rogamos nos ayudes en esta urgente dificultad:

(haz la tercera petición con mucha fe).

Bendito seas, oh Jesús, bendito por siempre seas, 
porque por nosotros Tú has nacido,
te rogamos nos concedas lo que hemos solicitado 
y que, como bien sabes, nos es tan necesario 
para mejorar nuestras vidas y las de los nuestros, 
para que podamos solucionar nuestros problemas 
y se acaben los sufrimientos, infortunios y tristezas.

 Te suplicamos que te quedes por siempre en nuestra casa
y nos llenes de amor, paz y felicidad,
y sobre todo, ayúdanos a caminar de día en día
por senderos rectos y seguros hasta llegar a Ti,
todo esto te lo pedimos, adorándote, glorificándote,
dándote gracias de corazón
y suplicándote en tu Santo Nombre, Jesús,
Tú que eres el Mesías, el Hijo y el Cordero de Dios,
y que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén. +
Reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

Jesús, José y María: bendecid nuestros hogares
Jesús, José y María: libradnos de todo mal y adversidad.
Jesús, José y María: salvad nuestras almas.
Así sea, así será hoy y siempre. +

Las oraciones y los rezos tienes que repetirlos durante tres días seguidos. Deposita toda tu esperanza y pide lo que necesitas. 
Puedes hacerla durante todo el año como devoción al Nacimiento y la Divina Infancia de Jesús, pero las mejores fechas son los días en que celebramos la Navidad, la venida del Niño Dios al mundo.
Cada día enciende una vela blanca y deja que se consuma.

11/2022

1 comentario:

  1. Niño. niño adorado niño de pesebre niño de reyes en Colombia te esperamos en los hogares más pobres de este país te pedimos nos ayudes

    ResponderEliminar

ORACIONES MILAGROSAS Y PODEROSAS

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares