ORACION A SANTO DOMINGO PARA SOLUCIONAR GRAVES PROBLEMAS



Santo Domingo de Guzmán, aunque no es un santo muy conocido puede serte de gran ayuda pues en su azarosa vida venció necesidades y penalidades, pero siempre contaba con la ayuda Divina y nunca perdió la fe por muy graves que fueran sus sufrimientos. 
Este santo que fundó la Orden de los Frailes Predicadores, siempre se sintió amado y escuchado por Dios y trasladó ese amor a los hombres entregándose con verdadera compasión y caridad a su servicio y siendo su benefactor. 
El Beato Jordán decía de él: "consideraba un deber suyo alegrarse con los que se alegran y llorar con los que lloran, y, llevado de su piedad, se dedicaba al cuidado de los pobres y desgraciados, todos cabían en la inmensidad de su corazón y, amándolos a todos, de todos era amado". 

Santo Domingo de Guzmán, muy devoto de la Virgen María y del Santo Rosario, es llamado desde siempre "luz de la Iglesia" y Maestro de la Verdad", confíate a él pues ahora desde la Gloria con verdadera compasión y amor auxilia a los que están en problemas. 

ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA EN LA ADVERSIDAD 

¡Oh glorioso patriarca Santo Domingo!,
gloria de la vida apostólica, amparo de la fe
y fundador de la sagrada Orden de los Predicadores. 

Tu nacimiento fue lleno de prodigios divinos, 
tu niñez amable, tu vida admirable, tu caridad esplendida. 

Tu doctrina más del Cielo que de la tierra, 
con la cual, y con los ejemplos de tus heroicas virtudes 
e innumerables milagros que el Señor obró por ti, 
convertiste a la fe católica a innumerables personas, 
reformaste las costumbres extraviadas de los fieles 
e instituiste una orden de varones apostólicos 
para que sustentase la Iglesia que amenazaba ruina, 
y con afán y devoción llevaste por la redondez de la tierra 
la Palabra Santa, la doctrina del Evangelio, 
para que resistiese a los enemigos la fe 
y fuese sustento, sol y luz del mundo 
haz que sienta en mi corazón las Enseñanzas del Señor, 
que no cese de darle alabanza, amor y devoción 
y no deje de practicar el bien con mis semejantes. 

Yo te ruego y suplico, ¡oh padre santísimo!,
que me socorras en este gran problema por el que paso 
que me tiene sumergido en la aflicción  
y no me permite vivir con paz y tranquilidad, 
santo Domingo, dame tu poderosa asistencia, 
por favor, acude con rapidez a mi llamada de auxilio 
y lleva cuanto antes este pedido a los pies del Señor, 
preséntale mis suplicas en mi nombre  
y ruega para que me envíe la ayuda que tanto necesito: 

(expresa ahora con esperanza tu petición). 

Santo Domingo, tú que acogiste en tu pecho y diste alivio
a todo aquel que necesitaba tu consuelo, 
no dejes mi solicitud en el olvido y consigue que sea atendida, 
también te ruego me alcancéis la gracia de aquel Señor 
que te adornó de tantas y tan grandes gracias y virtudes, 
para que yo te imite en la pureza de mi alma y cuerpo, 
y así pueda, con tu bendición, amparo y protección, 
y por medio de tu poderosa intercesión, 
ante Dios Padre todopoderoso y la Santísima Virgen María
conseguir una santa vida y dichosa muerte. 

Santo Domingo, ruega por mis problemas hoy y siempre, 
te agradezco todo lo que tu caridad pueda alcanzarme, 
no me olvidaré de ti y procuraré rezarte con más frecuencia. 
Amén. +
Ruega por nosotros, bienaventurado padre Domingo.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Reza el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. 
Haz la oración y los rezos durante tres días seguidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares