ORACIÓN A SAN JUAN BOSCO PARA PROTECCION DE ENEMIGOS, MALES, ENFERMEDADES




San Juan Bosco nació el 16 de agosto de 1815 en el pueblo de Becchi, cerca de Castelnuovo d'Asti (hoy Castelnuovo Don Bosco, norte de Italia). 
Su familia se dedicaba a trabajar la tierra y eran muy pobres, para mayor desgracia su padre, que con duro esfuerzo los mantenía, murió cuando él tenía solo dos años por lo que su madre, Margarita, lo crió con gran dificultad pero con mucho amor. Ella le enseñó a trabajar y, lo más importante, a reconocer, honrar y amar a Dios tanto en las fortunas como en las mas amargas desgracias de la vida.



La mayor herencia que Don Bosco dejó a la Iglesia fue su "sistema preventivo" para la educación de la juventud. Cuando se le preguntó por el secreto de su éxito, que había transformado las grandes instituciones en una familia de amor, respondió con tres palabras: razón, religión y amabilidad. 

Cuando se usa el razonamiento y el dialogo en lugar de las amenazas, cuando Dios es el dueño de la casa y cuando no hay miedo sino amor, el resultado final es una verdadera familia.
Pide con fervor a Don Bosco te guarde de todo mal y enfermedad y te proteja con su sabiduría, fortaleza y dulce amor de cualquier persona que quiera dañarte. 

ORACIÓN PARA ALEJAR LO MALO


Glorioso san Juan Bosco, magnánimo y esclarecido santo
que tanto trabajaste para la salvación de las almas, 
y extendiste por el mundo la Palabra 
llénanos con tu espíritu y enséñanos a hacer el bien.

Oh don Bosco santo, que fuiste siempre compasivo 
y diste cordial auxilio al afligido,
a ti acudo para recibir ayuda y consuelo.

Tú que con humildad derrotaste a tus enemigos 
y supiste soportar con valor las privaciones,ingratitudes, calumnias, persecuciones, enfermedades y agresiones, 
dame tu dulce amparo y protección,
recíbeme en tus brazos comprensivos y llenos de caridad
para que en breve me vea libre de todo daño y mal.

Obtén que sea alejado y librado de enemigos,
de malas personas y todo aquello que me perjudique, 
del dolor y la enfermedad, de los peligros del alma y cuerpo, 
haz nada pueda pasarle a los seres que yo quiero, 
los que igualmente pongo bajo tu protección valiosa.

San Juan Bosco, por el mucho bien que prodigas
por que sé que no dejas de favorecer a los que sufren, 
pongo en tu benditas manos mis suplicas, 
intercede, por favor, ante Dios de misericordia por mi, 
y por la mediación de María Auxiliadora, nuestra Madre,
a quien tanto amor y devoción profesaste durante tu vida 
obténme lo que con inmensa fe y humildad solicito
y que sabes me es tan necesario para vivir en paz: 

(pedir lo que se quiere conseguir por la benéfica mediación
de este santo que desde los Cielos nos bendice
con su poder de protección y muy eficaz valimiento). 

Bondadoso y entregado san Juan Bosco, 
dame tu abundante piedad, ayúdame a conseguir lo que pido,
que llegue a mi tu fortaleza y robusto espíritu
y el favor especial que de tu santa bondad solicito. 

Don Bosco solicita a María Santísima nos auxilie, 
nos dé su maternal y amoroso amparo y nos cuide, 
y ruega por todos nosotros a Dios Padre 
para que nos alcance las gracias de dominar las flaquezas,
de ser humildes y mansos de corazón, 
de amar a su Divina Majestad sobre toda otra cosa 
y a nuestro prójimo como a nosotros mismos 
y para que estirpe nuestros vicios, 
nos aumente las virtudes y nos conceda su santa paz. 
Así sea. + 

Reza tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias, 
y repite la oración y los rezos tres días seguidos.

SAN JUAN BOSCO:
UN BOSQUEJO DE SU VIDA Y MILAGROS 

"No se puede ver a Don Bosco sin sentirse atraído por él, o sin quererlo a la vez, porque su corazón es todo amor, y la luz divina de un amor tierno se refleja en su rostro.

San Juan, el discípulo amado, se apoyaba en el corazón del Maestro, embriagado de inefable deleite y exclamaba: "Señor, te amo", así Don Bosco, llevando a su corazón a esta multitud de hijos de los que se convirtió en padre, envía un suspiro de amor que seguramente asciende a los pies de Aquel que dijo: "Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo os he amado."

El abate Don Bosco fundó la Sociedad de San Francisco de Sales, cuyo objetivo es dedicarse a las diferentes obras de piedad y caridad, y en particular al cuidado especial de los niños pobres abandonados, de los que depende la felicidad o la desdicha futuras de la sociedad.

¿Podría haber un trabajo más admirable que el de cuidar especialmente a los niños abandonados, que, ignorantes se ponen en contacto con naturalezas pervertidas y depravadas y que acaban por arrastrarlos a las trampas del mal?

Don Bosco los reúne, les da un asilo, les enseña un oficio honorable, los hace ciudadanos útiles; pero sobre todo, los ennoblece, por así decirlo, iniciándolos en los esplendores de la verdad revelada.

Él les enseña cómo apreciar la belleza inmortal de esa alma hecha a la imagen de Dios, que desconocen a través de la ignorancia. Muchos de estos niños han sido educados con la más alta dignidad con la que se puede invertir al hombre: ¡se han convertido en personas de bien!

Don Bosco murió al amanecer el 31 de enero de 1888. Mientras estaba en su lecho de muerte, susurró a sus salesianos: “amaos como hermanos. Haced el bien a todos y evitad el mal... decidles a mis muchachos que los estoy esperando en el paraíso. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA PEDIR POR LOS ENFERMOS

ORACIÓN PARA PEDIR A DIOS UN MILAGRO DE SALUD

Dios Todopoderoso, Padre Celestial amoroso,  Tu que nos concedes dulce consuelo y perfecta solución  cuando creemos que es imposible ...