ORACION AL MILAGROSO NIÑO JESUS DE PRAGA PARA PETICIONES DIFICILES



La veneración del Niño Jesús de Praga comenzó en la orden carmelita. Una copia de la graciosa estatua que ellos reverenciaban viajó con ellos a casi todos sus monasterios. 

Desde mediados del siglo XVIII, la veneración del Niño Jesús de Praga se extendió a todos los países del antiguo imperio austríaco. Una segunda ola de veneración ocurrió a fines del siglo XIX y XX, cuando la devoción se extendió milagrosamente por todo el mundo. Esta veneración tiene sus raíces más profundas en España, que es donde se origina la primigenia imagen del Niño Dios. 

Españoles y portugueses viajaron con fotos, imágenes y representaciones del Niño Jesús a través del Océano Atlántico a los países coloniales de América del Sur. 
Gracias a los misioneros y a los inmigrantes europeos, esta devoción al Niño Jesús, además de en Europa, es conocida en India, China, Filipinas, América del Norte... y hoy en día es grandemente venerado en los países de habla hispana. 

Los milagros recibidos por medio de las oraciones a Él dirigidas desde cualquier parte del mundo son infinitos. 

La veneración del Niño Jesús de Praga es una extensión espiritual de la Navidad. Nos inclinamos ante Cristo encarnado. Profesamos que Dios tomó forma humana y reconocemos que su Divina Infancia es parte de ella. 

En su concepción, nacimiento y niñez nos encontramos con el Dios real, así como lo hacemos en su edad adulta, muerte y resurrección. Según el Nuevo Testamento Jesús dijo a sus discípulos: 

“En verdad os digo que, a menos que cambiéis y os convirtáis en un niño, nunca entraréis en el reino de los cielos. "(Mateo 18,3). 

Esta primera oración fue revelada por la Virgen María al Padre Cirilo de Praga en el siglo XVII. 
El padre Cirilo era fiel devoto de este santo Niño por las muchas ayudas, espirituales y materiales, que él y su convento habían recibido, y por los muchos milagros que los fieles habían obtenido a través de la poderosa intercesión del Milagroso Niño Jesús de Praga. Y recuerda que:

Quien su esperanza deposita en este santo Niño 
nunca, nunca saldrá defraudado. 


ORACIÓN PARA PEDIR UN MILAGRO

¡Oh Santo Niño Jesús de Praga!, yo recurro a Vos,
y os ruego por vuestra Santísima Madre,
me asistáis en esta dificultad tan grande por la que paso: 
(decir lo que se quiere conseguir)

os lo pido con fe porque creo firmemente
que Vuestra Divinidad puede socorrerme. 

Espero con confianza obtener Vuestra Santa Gracia.
Os amo con todo mi corazón
y con todas las fuerzas de mi alma. 

Me arrepiento sinceramente de mis pecados,
y os suplico, oh mi buen Niño Jesús,
me deis fuerza para triunfar al alejarme de ellos. 

Tomo la resolución de no ofenderos más,
y me ofrezco a Vos en cuerpo y alma
en la disposición de sufrirlo todo 
antes que ofenderos y disgustaros.

Desde ahora quiero serviros con fidelidad.

Por Vuestro amor, ¡oh Santo Niño!,
amaré a mis prójimos como a mí mismo.

Niño lleno de poder,¡oh Jesús!, yo os suplico de nuevo,
me asistáis en esta difícil circunstancia:

(repetir con gran fe la petición)

Hacedme la gracia de poseeros eternamente,
junto a María y José,
y la de adoraros con los Santos Ángeles de la Corte Celestial. 

ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA 

Oh mi dulce y milagroso Niño Jesús, 
mira nuestras miserias y apiádate. 

Haz llegar a nosotros tu santa gracia, 
aleja de nuestras vidas, hogares y trabajos
las enfermedades, las dificultades las necesidades y penas.  

Por los méritos de tu santa Infancia, la cual veneramos, 
no permitas que suframos ante la adversidad. 

Te queremos llevar en nuestro corazón hoy y siempre, 
te amamos dulce Niño Dios, 
y te pedimos nos regales tu bendición, 
danos salud, trabajo, amor y prosperidad 
y por el Corazón Inmaculado de tu santa Madre 
concédenos tu asistencia en esta difícil necesidad: 

(volver a decir lo que se desea conseguir)

Tu eres nuestro gran recurso ante la adversidad, 
nuestro bendito amparo en la oscuridad, 
tu asistencia en las necesidades, tu amor en las tristezas 
no te apartes de nosotros, pues sin Ti no somos nada, 
que tu infinita misericordia nos llene de gracias y favores 
perdona nuestras ofensas, nuestros pecados y faltas 
y no dejes de darnos tu amor nunca. 
Así sea. +
Reza con mucho fervor el Credo y la Salve 
Repite las oraciones y los rezos durante 7 días consecutivos.

Historia de la Sagrada Imagen del Niño Jesús de Praga:

Según fuentes históricas, la imagen que representa al Niño Jesús de Praga se origina en España. Probablemente se realizó en algún momento de la segunda mitad del siglo XVI o antes. La leyenda dice que el Niño Jesús se apareció milagrosamente al monje que moldeó la estatua según su visión. Una leyenda diferente nos dice que la estatua era propiedad de Santa Teresa de Jesús, que veneraba mucho la infancia de Jesús y extendió la veneración del Niño Jesús por todas partes. Se cuenta que le dio la estatua a una amiga cuya hija se iba a casar en Praga.



Es un hecho establecido que la estatua del Niño Jesús fue trasladada a Praga por la duquesa española Marie Manriquez de Lcara, quien se casó con Vrastislav de Pernstejn en 1556. Más tarde, le dio la imagen a su hija Polyxena de Lobkovic como regalo de bodas. Ella veneraba mucho la estatua y recibió su consuelo y ayuda muchas veces.



Polyxena de Lobkowicz donó la imagen como un regalo precioso al monasterio de los Carmelitas Descalzos en la iglesia de Nuestra Señora Victoriosa. Los carmelitas la colocaron en su capilla del noviciado para que los jóvenes novicios aprendieran las virtudes del pequeño Jesús. Los novicios eran muy devotos de la imagen y realizaban oración diaria ante ella. Posteriormente, el noviciado se cerró en Praga y la veneración del Niño Jesús casi cesó.


En 1631 los sajones se apoderaron de Praga. Los carmelitas huyeron del monasterio. El monasterio fue saqueado y el Niño Jesús fue dañado y desechado como basura.

Los monjes regresaron a Praga en 1637. Con ellos también estaba el padre Cirilo de la Madre de Dios, originario de Luxemburgo, que recordaba su época de novicio y la poderosa intercesión del Niño Jesús. Encontró la estatua entre la basura vieja. Con gran pena descubrió que sus dos brazos habían sido rotos. Durante la oración escuchó al Niño Jesús decir: “Ten piedad de mí y yo tendré piedad de ti. Dame mis brazos y te daré mi paz. ¡Te bendeciré tanto como tú me venerarás! ”.

Milagros

El Niño Jesús comenzó a bendecir el monasterio, a la gente local y también toda la ciudad de Praga. Se le atribuyó la curación milagrosa y también, entre otras cosas, la salvación de Praga durante el asedio sueco en 1639. En ese momento, la imagen estaba ubicada en el coro donde los creyentes no podían adorarla públicamente.

En 1641, la estatua fue trasladada a una capilla en la iglesia, a la izquierda detrás de la entrada (hoy la Capilla de San Cruz). En 1651 la estatua fue llevada en procesiones a las iglesias de Praga.

En 1655 la imagen fue coronada por el obispo de Praga. El número de milagros y oraciones respondidas continuó aumentando. La capacidad de la capilla ya no era suficiente. Multitudes de admiradores bloqueaban la entrada a la iglesia. Por esta razón, en 1741 la estatua fue reubicada en su lugar actual a la derecha en el centro de la nave de la iglesia. En 1776 se construyó un digno altar para la estatua.

La emperatriz Marie Terezie donó personalmente una túnica bordada al Niño Jesús en 1754. La veneración del Niño Jesús de Praga comenzó a extenderse a todos los demás países del antiguo imperio austríaco. En 1776 se construyó un digno altar para la estatua. Ambas paredes de la capilla están cubiertas de enseres de agradecimiento por sus intercesiones.

El sucesor al trono, Josef II. (1780-1790) lanzó una campaña contra los monasterios y la religión del pueblo. El monasterio carmelita en Mala Strana fue abolido como parte de las reformas de Josef. La iglesia y el altar del Niño Jesús entraron en decadencia.

En 1879 se realizó una exitosa restauración del altar y se hizo una colecta para recaudar dinero para restaurar también la imagen. Se llevó a cabo una peregrinación a través de los conventos de mujeres de Praga con un saco de mendicidad. Se recolectó la suma necesaria de dinero y, al mismo tiempo, se revivió la veneración del Niño Jesús. Los informes de los milagros recibidos provenían de todo el Imperio Austrohúngaro.

El 300 aniversario de la veneración del Niño Jesús estuvo marcado con gran esplendor. El Niño Jesús también fue el centro de atención de los participantes en la Convención Católica de 1935. A fines del siglo XIX y XX, la veneración del Niño Jesús se había extendido por todo el mundo de manera milagrosa. Echó raíces en gran medida en España desde donde se originó esta imagen.

Debido a las dictaduras nazis y comunistas, la veneración fue silenciada durante más de 50 años. Sin embargo, multitudes de peregrinos todavía viajaban para ver al Niño Jesús, principalmente de países de habla hispana. En 1993, los Carmelitas Descalzos regresaron a la Iglesia de Nuestra Señora Victoriosa. La veneración del Niño Jesús fue devuelta a la vida.

El evento más importante hasta ahora ha sido la visita del Papa Benedicto XVI en 2009. En su discurso, el Papa declaró que el Niño Jesús de Praga demostró la cercanía y el amor de Dios a través de su ternura infantil. El Papa oró por los niños que son víctimas de la violencia y las diferentes formas de abuso. También oró por familias rotas e infieles. Ofreció una corona como regalo para el Niño Jesús.

1 comentario:

  1. Señor mi Niño Jesus de Praga, me siento cansada, nunca te he pedido bienes materiales, si he sentido debilidad por ellos te pido perdon, ya què todo lo que quiero de ti y que en otras ocasiones me as concedido, el.bien mas preciado la salud de mis dos hijos, espero que esta vez me buelvas à conceder este preciado Milagro.NiñoJesus de PRAGA en vos confio Amen

    ResponderEliminar

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS DESESPERADOS (AMOR, SALUD, DINERO, TRABAJO...)

VIRGEN DE LOS REMEDIOS, ORACIÓN MILAGROSA PARA CASOS DESESPERADOS

Gloriosísima Señora de los Remedios,  Virgen Santísima, Madre del Niño Dios y nuestra,  la más perfecta criatura sin mancha ni defect...