ORACION A SAN ANTONIO PARA PEDIRLE UN MILAGRO



Este santo altamente milagrero goza de gran poder ante el Señor, en él puedes encontrar solución al asunto que te agobia y te quita el sueño. 

Cuando los problemas son tan difíciles de resolver que hace falta un milagro, san Antonio es el mas indicado para concedértelo pues está lleno amor y bondad para quien le abre su corazón. 
Ten la confianza, ten la seguridad, que si le ruegas con inmensa fe podrás encontrar en él el mejor aliado para solventar tus adversidades y penas y así recuperar tu bienestar. 
Esta oración es una de las más conocidas y mas empleadas desde siempre, es muy poderosa y de gran efectividad, es la mejor ayuda cuando solo un milagro puede hacerte salir con bien de las penurias y darte la oportunidad de volver a tener calma y felicidad en tu vida. 

 
ORACIÓN PARA CONSEGUIR UN MILAGRO 

Oh bendito san Antonio, santo de paz y caridad
el más glorioso de los santos,
el más admirable de todos los santos
 él más gentil entre todos los santos,
 tu amor por Dios, tu caridad por sus criaturas
y tu afán por auxiliar a todos, te hicieron merecedor,
 cuando estabas morando aquí en la tierra,
 del don de los poderes milagrosos. 

¡Oh bendito San Antonio! santo de gran corazón; 
los milagros y los prodigios esperaban tu palabra,
 y tú estabas siempre dispuesto a dar tu caridad,
 a pedir por todos aquellos con problemas o ansiedades.

 Animado-a por este pensamiento,
confiando en tu poder y seguro de tu bondad, 
te imploro uses tus privilegios y obtengas para mí 
este inmenso favor que puede abrir mi vida a la dicha:

 (pedir con muchísima fe lo que se quiere conseguir)

La respuesta a mi rezo en tus manos te la dejo,
 puede que requiera un milagro,
 pero tú eres el Santo de los milagros
y en ti deposito mis esperanzas y espero. 

¡Oh gentil y querido santo!,
 cuyo corazón siempre está lleno de compasión 
de esplendida generosidad y ternura humana,
 susurra mi petición a los oídos del dulce Niño Jesús,
 a quien le gustaba en sobremanera
 estar entre en tus humildes y dulces brazos,
por favor te lo suplico, no me dejes sin respuesta,
yo te rezare con fervor y por siempre tendrás
 mis oraciones y la gratitud de mi corazón. 
Así sea. + 

Oh Dios, Padre todopoderoso y omnipotente, 
que siempre manifestaste tu predilección 
por los mas humildes, por los atribulados, 
a ti clamo con ardor en mis problemas y necesidades, 
acepta las suplicas de este tu fiel hijo 
y en honor y por la mediación de san Antonio de Padua 
haz que se concrete favorablemente la petición 
que con humildad te expreso mediante esta oración. 
Tu que eres Padre amantísimo de todas las almas
y misericordioso dador de todo bien 
danos tu Divina Gracia en toda ocasión, 
perdona nuestras faltas, pecados y ofensas
y haz que por medio de ella alcancemos fortaleza
para que sepamos imitar las virtudes de este caritativo santo 
y manifestar en la práctica el amor a los demás, 
para que libres de toda mancha nos acerquemos más a Ti
y merezcamos alcanzar las dulzuras del Cielo. Amén.

Reza con mucha fe y devoción trece Padrenuestros,
 trece Avemarías y trece Glorias.  

Haz la oración y los rezos durante tres días consecutivos. 
El bendito san Antonio, aclamado mundialmente por los tantísimos favores que obtiene por su valimiento ante Dios y la Virgen, es el santo que nos concede dicha ante la infelicidad, esperanza en la desesperanza, bienes ante las carencias...  Acude ante él, clama a él con ardor, esperanza y fe, pídele te muestre el mejor camino para conseguir lo que buscas. Requiere sus generosos servicios para que te alcance todo lo necesario para tu bienestar personal o familiar, notarás los cambios enseguida pues él es extremadamente milagroso, acude con presteza y no te defraudará nunca. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS URGENTES, AMOR, SALUD, TRABAJO, NECESIDADES, PAREJA...

VIRGEN INMACULADA, PLEGARIA PARA UNA PETICIÓN URGENTE Y ORACIÓN DEL PAPA SAN JUAN PABLO II

ORACIÓN DE INICIO  Santa María, llena de la Presencia de Dios,  la mas tierna herencia que nuestro Señor y Redentor nos dejó renuevo...