PETIRROJO Y SOROMUJO. CHAMANISMO. ANIMALES DE PODER



PETIRROJO


• Significado clave: Expansión y crecimiento.


• Ciclo de poder: Primavera.


Este precioso pájaro es el tradicional heraldo de la primavera, pues es uno de los primeros en regresar de su migración. Pero, aunque el petirrojo suele migrar, no siempre necesita hacerlo, pues la migración tiene habitualmente por objetivo la búsqueda de alimento, y no tanto evitar los rigores del clima, como mucha gente cree. Por lo que, si los suministros de alimento están garantizados, el petirrojo permanecerá en la zona durante todo el año. 

Casi todo el mundo reconoce el canto del petirrojo cuando llega la primavera, ya que, de hecho, pocas aves hay que se hayan fundido tanto como el petirrojo por el territorio de Estados Unidos. De ahí que, si un petirrojo entra en tu vida, puedes esperar un impulso hacia la expansión y el crecimiento en las más diversas áreas de tu vida, y no solo en una de ellas. 

En torno a los petirrojos se han construido multitud de mitos y creencias, siendo la leyenda más conocida la que explica el color rojo de su pecho, que se manchó de la sangre de Cristo al arrancarle una púa de la corona de espinas cuando estaba en la cruz.

Por otra parte, y entrando claramente en el campo de la superstición, antiguamente decía que robar un huevo de petirrojo era una manera de tentar a la mala suerte: en tanto que otra tradición decía que hay que pedir un deseo cuando se escucha al primer petirrojo de la primavera, pero con la condición de que hay que hacerlo antes de eche a volar o, de lo contrario, puedes tener un año entero de mala suerte. 

Pero, más allá de todas estas creencias populares, el estudio del petirrojo puede revelarnos lo valioso que puede llegar a ser este pájaro como tótem. Para empezar, petirrojos reaccionan ante el color rojo, ya que por ejemplo, en los machos, el rojo parece indicar algo así como «vete de mi territorio». El rojo es el color de la kundalini; aunque, en el caso del petirrojo, su color parece un tanto diluido con otros colores. Este detalle, unido al hecho de que la mancha roja cubre toda la zona del pecho, nos indica que la activación de la kundalini estimulará el crecimiento en todos los aspectos de tu vida. 

El petirrojo tiene un trino vivo y alegre, con el cual intenta demarcar su territorio; de ahí que, si dos machos se encuentran en la misma zona, se van a hinchar a cantar con todas sus fuerzas, pues las peleas por el territorio suelen dirimirlas a través del canto. De hecho, las confrontaciones físicas son más bien de carácter simbólico, sin daños. Y esto debería de resultar muy significativo para las personas que tengan a este pájaro como tótem, pues indica que tienes que cantar y hacer oír tu canto si lo que pretendes es crecer y desarrollarte; y que cualquier confrontación u obstáculo será más una exhibición de fuerza que una amenaza real, de modo que sigue, no te detengas. 

Los petirrojos ponen unos inconfundibles huevos de color azul pálido, que es el color que se utiliza para activar el centro de la garganta en los seres humanos, el centro relacionado con la fuerza de voluntad y la creatividad. Por tanto, el huevo de petirrojo es un reflejo de la capacidad innata de las personas con este tótem de afirmar su fuerza de voluntad para expandirse y crecer en la vida. En consecuencia, si el petirrojo llega a tu vida, es para ayudarte en este proceso, quizás incluso para indicarte que no lo has estado haciendo del modo adecuado. Sea como fuere, el petirrojo te enseñará a hacerlo de la manera correcta. 

Tanto el macho como la hembra del petirrojo comparten las tareas de alimentar a los pollos, si bien realizan en promedio un viaje cada 12 minutos. Esto resulta necesario, puesto que los pollos nacen totalmente desnudos de plumas. No obstante, el petirrojo dispone de energía suficiente como para hacer más de una nidada al año, hecho que refleja, una vez más, la activación de la fuerza vital creadora indicada por el color rojo. En definitiva, es el corazón del petirrojo el que le concede tal capacidad.

SOMORMUJO 

• Nota clave: Sueños lúcidos. Reactivación de antiguas esperanzas, deseos y sueños. 

• Ciclo de poder: Atardecer y amanecer. 

El somormujo es un ave ciertamente extraña; pues, incluso comparándola con otras aves acuáticas, sigue siendo un caso único. Es la mejor nadadora de todas las aves de América del Norte, hasta el punto de rivalizar con el pingüino. 

El somormujo siempre está en las cercanías del agua, siendo esta, cómo no, un antiguo símbolo del plano astral, de los sueños y de otros niveles de la consciencia, pues en muchos mitos y relatos se ha simbolizado el tránsito a nuevos estados de consciencia a través de un viaje por mar. 

Aunque es un pájaro torpe y patoso en tierra, es un nadador prodigioso, obteniendo impulso con las patas, como hace un buceador con las aletas, en tanto dirige el rumbo con las alas. Pero, además, el somormujo es capaz de bucear y permanecer bajo el agua hasta 5 minutos, sumergiéndose a más profundidad y siendo más veloz en el agua que cualquier otra ave. Es lo más parecido a un submarino en miniatura. 

A diferencia de la mayoría de las aves, que tienen los huesos huecos, los huesos de los somormujos son sólidos. Vacían los pulmones para sumergirse y bucear, conservando de todos modos suficiente oxígeno como para mantenerse con vida, siendo esta una capacidad que les permite escapar de los depredadores. Curiosamente, en el mundo humano, existen técnicas respiratorias que facilitan la entrada en estados de consciencia de trance, ralentizando para ello el ritmo respiratorio hasta que resulta casi imperceptible; de ahí que el somormujo pueda enseñarte la inmersión en diversos grados de la consciencia sin que pierdas el control. Esta habilidad nos ofrece la posibilidad de mantener la consciencia mientras soñamos, un estado conocido como sueño lúcido que muchas personas experimentan cuando se hacen conscientes de pronto, dentro de un sueño, de que están soñando. Lo bueno de este estado es que te permite cambiar el argumento e incluso el escenario del sueño, por lo que podríamos decir que se trata de un estado a mitad de camino de las experiencias extracorpóreas conscientes. 

Cuando el somormujo aparece como tótem, lo que te pide es que prestes atención a tus sueños, anunciándote al mismo tiempo que tus sueños van a adquirir un mayor realce, que se van a hacer más vibrantes y coloridos. Por otra parte, el evocador canto del somormujo te dice que todas aquellas esperanzas, deseos y sueños que amontonaste en los trasteros de tu corazón están a punto de emerger a la superficie, y que no debes ponerlos de nuevo en cuestión o, de lo contrario, terminarán obsesionándote. 

El somormujo te llevará a nuevos estados de consciencia, y te ayudará a profundizar en aquellos otros que ya hubieras experimentado. Pero, gracias a que vive cerca del agua (de hecho, en la misma orilla), puede enseñarte además a utilizar esos estados de consciencia para descubrir otras dimensiones y formas de vida, como las esferas en las que habitan las hadas. Así, el canto del somormujo, que nos evoca al lejano canto de las sirenas, puede entenderse como una invitación a conocer el Reino de las Hadas. 

Para la mayoría de la gente, el rasgo más distintivo del somormujo es su canto, una cautivadora llamada que alcanza lo más profundo del alma. En realidad, al somormujo le encanta hablar, y dispone de todo un repertorio de cantos y llamadas, cada una de ellas con timbres y significados diferentes. Una de sus llamadas se asemeja mucho al aullido de un lobo, en tanto que otra se parece mucho a una risa que te eriza la piel; y es que el somormujo utiliza muchas veces sus llamadas para alejar a los depredadores de su nido. En cualquier caso, para muchos amantes de la vida natural, la llamada del somormujo es el paradigma sonoro de la vida salvaje, pues aviva los rescoldos ancestrales de todo aquel que la escucha, por mucho tiempo que haga que esos rescoldos dejaron de brillar. Es como si la llamada del somormujo sacara a la superficie todo lo que hemos estado ignorando, todo lo que hemos arrinconado en el fondo de los armarios de nuestra mente. 

Pero el somormujo no es solo un magnífico nadador, pues también se le da muy bien el vuelo; sin embargo, a diferencia de otras aves, no puede despegar desde el suelo. De hecho, el somormujo necesita tomar carrerilla sobre la superficie del agua para poder remontarse en el aire, lo cual no sería más que otro reflejo de su habilidad con los estados alterados de consciencia a través de la fuerza de voluntad. 

Al somormujo le resulta muy difícil desplazarse por la tierra, por lo que es posible que, si tienes a esta ave como tótem, te parezca que solo te encuentras cómodo en un ambiente o, a lo sumo, en dos. De hecho, las personas que tienen al somormujo como tótem se sienten encorsetadas con los usos tradicionales de comportamiento y con las costumbres sociales de la época. Sin embargo, el somormujo también tiene dificultades para aterrizar, por lo que es posible que, si el somormujo ha entrado en tu vida, sea para ayudarte a que te sientas más cómodo en diferentes ambientes. 

La imaginación y las capacidades de ensoñación (tanto en vigilia como durmiendo) son muy poderosas en las personas que tienen al somormujo como tótem; imágenes y visiones adoptarán un aspecto muy real, y la persona tendrá dificultades para deslindar lo real de lo irreal. Pero es precisamente en esto donde el somormujo puede resultar de lo más útil. 

Si eres una de esas personas que tiene al somormujo como tótem, convendrá que te hagas algunas preguntas: ¿Estás contemplando algún aspecto de la realidad a través de unos cristales de color rosa? ¿Estás dejando que tu imaginación se desboque? ¿O es más bien que no consientes que tu imaginación y tu vida onírica trabajen para ti? ¿Intentas evitar todo aquello que pueda generarte problemas? 

En torno al somormujo se han construido multitud de supersticiones. Para los noruegos, su sobrecogedor canto es la voz de alguien que se está ahogando o que pronto se ahogará; y muchas tribus indias septentrionales creían que su llamada indicaba la llegada de lluvias o que, incluso, la misma llamada era la que traía la lluvia. Para los algonquinos, el somormujo es el mensajero de Glooskap, un héroe sobrehumano de su mitología; en Siberia creían que, cuando el somormujo emprendía el vuelo, lo hacía para escoltar las almas de los muertos en su camino hacia el cielo. 

Existe una leyenda esquimal sobre el somormujo que sugiere que no siempre fue un ave. Según esta leyenda, había una vez dos hombres que estaban pescando, pero uno de ellos no había conseguido pescar nada en todo el día; de modo que el que no conseguía pescar nada dejó sin sentido al otro y le robó su pescado, cortándole después la lengua para que no pudiera delatarle ante los demás y arrojándole de la barca en medio del mar. Gimiendo de dolor, el hombre malherido suplicó ayuda al Gran Espíritu que, apiadándose de él, lo convirtió en un somormujo. Y así, entre los esquimales, muchos creen que el estremecedor lamento del somormujo es el espíritu de aquel hombre, que todavía clama pidiendo justicia. Todo esto no son más que retazos del misterio de esta ave. 

Su sobrecogedor canto, sus iridiscentes colores y su prodigiosa habilidad para nadar no son más que indicios de las posibilidades que se nos abren a partir del momento en que accedemos a los estados alterados de la consciencia. El somormujo estimula la imaginación, y nos recuerda que jamás se nos da una esperanza, un deseo o un sueño sin que se nos den al mismo tiempo las oportunidades para hacerlos realidad; que lo único que puede arruinar esa posibilidad es poner en cuestión nuestros sueños. Sin duda, el somormujo puede retrotraer tus más elevados sueños. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA

SAN JUAN EL LIMOSNERO, ORACION PARA NECESIDADES ECONOMICAS, ABUNDANCIA Y PROSPERIDAD

San Juan el Limosnero, ¡bendito Patriarca de Alejandría!, san Juan misericordioso, san Juan virtuoso, que usaste todos tus bienes ...