LOS TÓTEMS DE LAS AVES Y LA INICIACIÓN AL CHAMANISMO DEL AIRE


Las aves tienen una mitología y un misticismo muy antiguos. En la mayoría de las culturas, los animales han sido las señales visibles de las fuerzas invisibles, cuando la mayoría de la gente era consciente de que solo podrían comprender a la Divinidad a través de su creación. Y esto ha sido especialmente cierto en el caso de las aves, a cuyos comportamientos, características y demás cualidades siempre se les atribuyeron una gran importancia, tanto natural como sobrenatural.

Las aves eran consideradas como deidades o como pensamientos de las mismas. En la mitología escandinava, el dios Odín tenía por mensajeros a dos cuervos, Hugin (Pensamiento) y Munin (Memoria).

En la mitología centroamericana, al dios del aire, Quetzalcóatl, se le representaba como a una serpiente con plumas. En las tradiciones nativas americanas, el Pájaro de Trueno se sigue teniendo por una criatura espiritual de gran poder creativo.

Al dios egipcio Horus se le solía representar con cabeza de halcón, en tanto que Maat, la diosa egipcia de la verdad, era representada siempre con una pluma de buitre. Finalmente, para los hindúes, las aves representaban un estado superior del ser.

Las leyendas, el folclore y la mitología están llenos de criaturas aladas que se relacionan con la humanidad de diversas maneras; como Pegaso, el caballo alado griego; las arpías, que eran mujeres con aspecto de aves; o el ancestral grifo, que era una combinación de diversos animales, con unas grandes alas y una cabeza de pájaro. También estaba el ave fénix, un ave mítica que ardía en los fuegos del sacrificio y luego se elevaba de entre sus propias cenizas; y la mayoría de los relatos acerca de figuras angélicas representaban a estos seres con alas, reflejando asimismo características de las aves.


Para los seres humanos primitivos, las aves eran dioses que podían crear el trueno y traer la lluvia. Sus alas emplumadas y su vuelo estimulaban la imaginación de los seres humanos y, debido a su singular capacidad para el vuelo, se les dio a las aves una gran importancia mística y simbólica: las aves predecían la muerte y podían traer buena o mala suerte; se las veía como ángeles y maestras, o bien como destructores demonios; y muchos creían que eran las almas de los fallecidos.

Las aves son una de las formas de vida más antiguas del planeta, al punto que los científicos creen que las aves evolucionaron de los reptiles hace alrededor de 140 millones de años. El ave más antigua que conocemos hasta el momento fue el arqueópterix -«ala antigua» en griego-, cuyos fósiles, datados a finales del período Jurásico, indican que tenía una cola de lagarto, mandíbulas con afilados dientes y garras en la articulación externa de sus alas.

El vuelo te permite abandonar la Tierra y elevarte hacia los cielos, pero también descender del cielo para reconectar con la Tierra; de ahí que se haya visto a las aves como un puente entre los seres humanos y lo divino, entre la Tierra y el Cielo, y de ahí que hayan sido siempre símbolo de trascendencia, de elevación por encima de la naturaleza inferior.





Las aves reflejan la domesticación o la superación de la naturaleza juvenil, y la simbología o aparición de aves se ha asociado frecuentemente con la liberación de cualquier estado del ser excesivamente fijo, final o inmaduro, hasta el punto de hacer de las aves símbolos de la trascendencia y de la liberación de cualquier patrón de existencia para el ascenso a un nivel superior. Las aves simbolizan la unión de la mente consciente con la inconsciente, y nos hablan de la consecución de la plena realización. Debido a su capacidad de volar, están relacionadas con la aspiración, con los vuelos de la intuición, la belleza y la levitación, convirtiéndose en una fuente de imaginación creativa, al despertar en nosotros los vuelos de la magia.

Pero cada ave tiene sus peculiares cualidades y características; de tal modo que, mediante el examen de aquellas aves con las que te encuentres, podrás reconocer y utilizar tus propias facultades creativas. Todas las aves pueden serte de gran utilidad en la vida, en tanto en cuanto te van a permitir tomar conciencia de que cada día de tu existencia puede suponer una oportunidad para elevarte a nuevas alturas.

Personalmente, y hablando de una especie en concreto, creo que existen buenos motivos para que nos encontremos cuervos por todas partes. Tradicionalmente, los cuervos eran el símbolo de la magia, y siempre se caracterizaron por parecer querer llamar la atención de las personas con sus graznidos. Este hecho debería recordarnos que la magia está a nuestro alrededor constantemente, llamándote una y otra vez para que la utilices en tu propia vida. El comportamiento, los movimientos y las actividades de los cuervos con los que te encuentres te ayudarán a comprender cómo aplicar la magia en tu vida.

Si aprendes a sintonizar y reconocer la trascendencia espiritual de las aves, conseguirás abrir nuevas facultades de percepción hacia el pasado, el presente y el futuro. Las aves son capaces de hablar con todos los animales, y te pueden ayudar a concretar y hacer efectivas tus ideas. Por otra parte, las aves tomarán una posición destacada en tu vida cuando te halles en ciernes para dar el salto a una consciencia superior y de dar una nueva expresión a tu verdadera esencia. Entonces, las aves se convertirán en señales e indicadores, y serán tus protectoras y maestras.

Cuando empieces a estudiar y a honrar a las aves que te encuentres en tales circunstancias, ellas mismas empezarán a regalarte sus plumas; de hecho, te encontrarás con plumas allá donde vayas. También te las regalarán amigos o conocidos, que quizás no sepan por qué te hacen tales regalos, pero que simplemente sintieron que te las tenían que dar. Estos regalos deben ser honrados y respetados. Las plumas se vinculan desde antiguo con el viento y la mente, con nuevos vuelos, y con las diosas y dioses creadores. Constituyen una forma de lenguaje suplementario y cumplen funciones concretas si aparecen en tu vida como señales y regalos, siendo las más comunes de estas funciones: 



• La de ser una conexión directa con dioses, diosas y fuerzas divinas específicas. 
• La de constituirse en la forma que el dios, la diosa (o fuerza divina) adopta en los viajes. 
• La de ser una señal entre un ser humano y otro. 
• La de indicarte cualidades y características con las que tienes que tratar. 
• La de ser una medicina o cualidad que tienes que desarrollar. 
• La de convertirse en vínculo con maestros de aspectos concretos de la Naturaleza, entre los que puede haber animales, seres angélicos y/o seres del Reino Feérico. 
• La de convertirse en presagios y señales. 
• La de ser utilizadas como herramientas para oraciones y peticiones, y para sintonizar con fuerzas naturales específicas. 
• La de convertirse en reflejo de nuevos cambios y saltos de consciencia que estás a punto de realizar. 
• La de ser una llamada para que despliegues las alas del hechizo en tu vida. 

Ten en cuenta en todo momento que las alas y las plumas de las aves forman parte del cielo. Cada pluma es un don especial y una promesa que puede conectarte con las energías arquetípicas específicas de cualquier ave. De modo que no hace falta que tengas una pluma de halcón para conectarte con los halcones, pues podrás sintonizar con ellos solo con que honres y utilices cualquier pluma que puedas conseguir. La razón de ello es porque todas las plumas guardan relación con el espíritu humano y con su vinculación innata con la Divinidad; y aunque cualquier pluma tiene unas aplicaciones generales, deberás examinar a cada ave en concreto y sus plumas por sus propias y singulares cualidades, si lo que quieres es comprender la función que desempeñan en tus circunstancias personales. 

Tendrás que examinar sus características y comportamientos, y establecer las conexiones con tu propia vida. Así, las fuerzas que se manifiestan a través de esa ave y de sus plumas se manifestarán en tu caso de un modo más dinámico. Entonces será cuando comenzarás a comprender el proceso alquímico que se ha iniciado en tu vida. La alquimia es un proceso mediante el cual derretimos y eliminamos a escoria a través del fuego para que aparezca el oro que hay debajo. Con ello, comenzarás a vislumbrar el salto hacia una consciencia superior que está a punto de realizarse. 

Las aves y las plumas se han utilizado frecuentemente como símbolos del proceso alquímico, especialmente mediante la fuerza de activación. La ubicación y la acción del ave o aves te permitirán determinar el modo en que el proceso alquímico se va a ma-nifestar en tu vida. En la alquimia hay un proceso de dos fases para obtener la destilación, la purificación y la condensación de una sustancia a fin de extraer su verdadera esencia. La primera fase implica normalmente una volatilización, un calentamiento que permite disipar y evaporar lo que no es esencial. La segunda fase se realiza a través de la precipitación y la condensación, la extracción que haces de la esencia una vez se han evaporado los componentes no esenciales. 

La volatilización viene simbolizada por un ave que se eleva hacia el Cielo, y la condensación por la misma ave descendiendo a la Tierra. No obstante, deberás examinar los colores, comportamientos y el resto de aspectos del ave para determinar su verdadero poder y de qué modo refleja el proceso alquímico en tu vida. ¿Qué aspectos de tu vida indica este tótem que no son esenciales y precisan que los evapores? ¿Qué aspectos de tu vida conviene condensar y extraer para desarrollar el poder y la magia? 

Las aves son los símbolos primarios de la Iniciación del Aire, una iniciación que alude a un período en el cual te abres a un conocimiento y una sabiduría superiores, y en el que incrementas tus capacidades y las oportunidades para hacer uso de esa sabiduría con el fin de elevarte. La Iniciación del Aire supone un aprendizaje que te lleva a abrirte por completo a las ideas de la Divinidad, ideas que enlazan la consciencia normal con la universal, y supone una oportunidad para desarrollar y manifestar las formas más elevadas de la intuición; formas que, de no desarrollarse, se manifestarían en expresiones más bajas de psiquismo. 

La Iniciación del Aire supone la apertura a esferas que están más allá del tiempo y el espacio físico. A través de esta iniciación aprenderás a comprender y controlar el funcionamiento de la mente. Pero esta comprensión no te llegará merced a una acumulación de conocimientos, ya que se basa en una sabiduría y una sensibilidad superiores, cimentadas en la transmutación de las percepciones psíquicas en intuición espiritual. 

El aire es lo que separa al Cielo de la Tierra y es el reino de las aves, que se mueven libremente entre ambos; de ahí que tanto el aire como las aves sirvan de enlace entre tu espiritualidad y tu consciencia física. El aire en movimiento es esa fuerza a la que llamamos viento, y tanto el viento como la capacidad de volar y de elevarse por encima del viento residen en la mente. 

Las aves representan las energías arquetípicas que con más intensidad operan en la mente, y lo que te sugieren es que aprendas a cabalgar sobre esos vientos. Te anuncian que puedes volar, pero que para ello tendrás que aprender a utilizar tus propias alas, las alas de la inspiración, la creatividad y la intuición. El aire es asimismo esencial para la vida, pues te mantiene vivo merced a la respiración; porque, en definitiva, lo que respiras es aire. Pero has de tener en cuenta que, sea cual sea el aire que sople a tu alrededor, ese será el aire que entrará dentro de ti; de ahí que esta iniciación te inste a que ejerzas cierto control sobre todo lo que te rodea en la vida. 

Y eso es lo que tus tótems aéreos te pueden enseñar a hacer del modo más efectivo: aprender a controlar lo que vas a dejar entrar o no en tu vida. La fuerza y el autodominio, junto con un nuevo sentido de la responsabilidad, son parte intrínseca de esta iniciación, y las aves pueden enseñarte a tender un puente hacia nuevas energías y dimensiones, porque las aves te piden que te expreses creativamente, algo que te permitirá elevarte por encima de determinados aspectos de tu vida. 

Las aves son parte de la familia cercana del ser humano, y son ciertamente únicas entre las especies animales, pues, entre otras cosas, y al igual que los seres humanos, se yerguen sobre dos patas. (El oso se considera también un familiar cercano del ser humano debido a que es capaz de erguirse sobre dos patas.) Pero las aves son mucho más que parte de la Naturaleza y una parte de la Divinidad, pues son los agentes de ambas, que te darán acceso a los misterios de la Tierra y de los cielos cuando empieces a trabajar con ellas y comiences a recibir sus dones. Las aves nos invitan a que remontemos el vuelo de la conciencia y la creatividad espirituales.

Para despertar las fuerzas arquetípicas que se expresan a través de los animales se suelen emplear atuendos y movimientos. Gentes de muy diversas culturas emplearon la danza del águila por ser esta un poderoso tótem, capaz de elevarse en el cielo hasta perderse de vista. Entre estos pueblos se creía que el águila tenía una estrecha relación con el sol, y de este modo solicitaban su poder para la sanación. Las plumas de los atuendos, junto con los movimientos del danzante, intentando imitar su vuelo, ayudaban a manifestar su energía, en tanto que las diferentes plumas representaban las diversas cualidades de la energía del águila. Las plumas de vuelo eran símbolo de fortaleza, en tanto que los plumones simbolizaban el aliento de la vida. 

1 comentario:

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS DESESPERADOS (AMOR, SALUD, DINERO, TRABAJO...)

VIRGEN DE LOS REMEDIOS, ORACIÓN MILAGROSA PARA CASOS DESESPERADOS

Gloriosísima Señora de los Remedios,  Virgen Santísima, Madre del Niño Dios y nuestra,  la más perfecta criatura sin mancha ni defect...