GANSO. CHAMANISMO. ANIMALES DE PODER


• El ganso simboliza la llamada de la búsqueda. Viajes a lugares legendarios.

• Su ciclo de poder es el Otoño (para el ganso blanco, solsticio de invierno y lunas llenas).

El ganso ha sido protagonista de relatos mitológicos desde la antigüedad, y dispone de un simbolismo muy variado. Fue el ave sagrada del templo de Juno, en Roma, en tanto que al ganso blanco se le vinculó con Bóreas, el viento del norte en la mitología griega. Al otro lado del Atlántico, el ganso blanco fue también el tótem del solsticio de invierno en la rueda medicinal nativa americana.

Mucha gente habrá oído hablar de la legendaria Mamá Ganso o Mamá Oca, cuyos relatos y rimas han hechizado a generaciones de niños, mientras mitos, cuentos de hadas y otros relatos acerca de los gansos cautivaban la imaginación de niños y adultos por igual. El ganso es, así pues, un tótem que estimula la imaginación infantil y la creencia en relatos y lugares legendarios.

Los relatos que más nos gustaban en la infancia suelen ser el reflejo simbólico de la búsqueda que, con el tiempo, terminaríamos emprendiendo en la vida; y, de hecho, ese es el motivo por el cual esas historias nos alcanzaron de un modo tan profundo. Si vuelves a leer las historias que más te gustaban cuando eras niño descubrirás una buena parte de los patrones que han dirigido tu vida. Estos relatos fueron algo así como la impronta que te marcó desde los primeros días de tu vida, implantando en ti ciertas ideas seminales. Y esto es lo mismo que vemos que sucede cuando nace la cría del ganso, que guarda la marca de lo primero que ve moverse.

El ganso también te puede resultar útil en cuestiones de comunicación, sobre todo en la narración de historias. No en vano sus plumas fueron, durante siglos, el instrumento de escritura normativo, y de ahí que las personas que desean escribir, sean relatos o cualquier otra composición, harán bien en trabajar con el tótem del ganso, pues no solo estimulará su imaginación, sino que les ayudará también a superar los bloqueos creativos. Además, escribir con una pluma de ganso te podría facilitar aún más el proceso. En muchas tiendas de arte y artesanía te pueden indicar dónde encontrar una o te pueden decir cómo hacerla.

Pero el ganso es también un símbolo de fertilidad y de fidelidad conyugal, debido a que sus plumas fueron durante siglos la materia prima más utilizada en la fabricación de colchones. De hecho, dormir en un colchón de plumas de ganso te permitirá asegurar tanto la fertilidad como la fidelidad.

Por otra parte, los huesos de la pechuga asada del ganso fueron también objeto de diversas supersticiones en relación con el tiempo; pues se decía que, si los huesos eran de color marrón, el invierno seria templado; y si salían blancos o azulados, el invierno sería severo.

Los gansos son familiares cercanos de los patos y los cisnes, si bien son más terrestres que los patos y son, además, vegetarianos. De modo que a las personas que tengan al ganso como tótem quizás les convenga adoptar una dieta más rica en hortalizas y verduras, o incluso hacerse vegetarianas durante algún tiempo.

Los gansos se emparejan de por vida, y ambos comparten las tareas de la crianza de los pollos. El hecho de que se emparejen de por vida suele reflejar la creencia innata de que en el mundo existe una persona especial con la que terminaremos encontrándonos, una creencia que pudo quedar grabada en nuestro interior a través de los cuentos de hadas.

Existen ocho especies de gansos en Norteamérica, y resulta llamativo que el número 8 guarde una relación tan estrecha con el símbolo del infinito, pues refleja la capacidad para moverse hacia adelante o hacia atrás, un símbolo de movimiento que, en el caso del ganso, se convierte en una llamada a la búsqueda espiritual. Esto queda de manifiesto en las conductas y patrones migratorios de los gansos, pues su partida durante el otoño estimula nuestra imaginación y nos lleva a soñar con ir en pos de nuevos mundos y dimensiones; en tanto que sus incesantes graznidos parecen llamarnos para que los sigamos en la gran búsqueda espiritual.

Por otra parte, su regreso migratorio supone la confirmación de la llegada de la primavera, tras el anuncio previo de los petirrojos, que son los primeros en llegar; y todo esto nos habla de las promesas cumplidas que toda gran búsqueda trae consigo. El ganso personifica el misterio de la migración.

Los gansos cambian constantemente la formación de vuelo, generando corrientes de aire que alivian el esfuerzo a los que están detrás, hecho que nos lleva a pensar que toda búsqueda emprendida por una persona facilita la búsqueda de las que vienen detrás.

Los gansos nunca vuelan en fila, unos detrás de otros, por lo que todos gozan de un campo de visión despejado, lo cual nos sugiere que no deberíamos emprender búsqueda alguna en la vida sin disponer de una visión panorámica de lo que representa. De este modo, facilitamos también el viaje a los demás. La formación en V es también muy simbólica, pues anuncia, por su forma, la apertura a nuevas posibilidades. Es como la punta de una flecha, que nos indica nuevas direcciones y nuevas posibilidades; y con un extremo abierto nos refleja asimismo la apertura a nuevas ideas.

La letra «y» procede de la letra hebrea vau, que significa «clavo», por lo que la formación en V nos indicará, normalmente, que estamos a punto de «enclavarnos» en un nuevo sendero. Se trata de una letra que apunta, si así se desea, a la fertilidad que se derivará del crecimiento.

El ganso de Canadá es la especie más abundante en América del Norte; es un animal de voz potente y gran fortaleza y resistencia en las migraciones. Por otra parte, el ganso blanco es, como su propio nombre indica, en su mayor parte blanco, teniendo solo las puntas de las alas negras. Ambas especies tienen una vista muy aguda, por lo que es de esperar una mejora de la visión, tanto física como espiritual, en aquellos que tengan al ganso como tótem.

Como se ha dicho antes, el macho y la hembra se emparejan de por vida, ambos comparten la crianza de los pollos y se alternan en los cuidados del nido. Las crías son muy tranquilas, sobre todo en la primera fase de su vida, pero luego comienzan a hacer escapadas. Así pues, el hecho de tener al ganso por tótem indica que estás a punto de escapar de las viejas restricciones infantiles para empezar a moverte por tu cuenta.

En cuanto el ganso llega a la vida de una persona, la imaginación despega y emprende viajes a distantes lugares, sea con el cuerpo o con la mente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA PEDIR POR LOS ENFERMOS

ORACIÓN PARA PEDIR A DIOS UN MILAGRO DE SALUD

Dios Todopoderoso, Padre Celestial amoroso,  Tu que nos concedes dulce consuelo y perfecta solución  cuando creemos que es imposible ...