JILGUEROS Y TURPIALES. CHAMANISMO. ANIMALES DE PODER



JILGUERO



• Significado clave: Conocer a los espíritus de la naturaleza. 

• Ciclo de poder: Solsticio de verano y estación estival. 

El jilguero se caracteriza por su atuendo estival de brillantes plumas amarillas, y de ahí su apelativo en inglés, goldfinch, «pinzón dorado». Pero también tiene un gorro en la cabeza y las alas de plumas negras, ofreciéndonos así una combinación de colores muy simbólica. 

El negro y el amarillo son los colores del arcángel Uriel, colores que se utilizan en la meditación y en los rituales para invocar a este ser, que supervisa el trabajo de los espíritus de la naturaleza (hadas, elfos y devas). Y el punto álgido de actividad en la naturaleza tiene lugar durante el verano, concretamente en el solsticio de verano. 

La aparición de los jilgueros indica, por regla general, el inicio de las actividades de esos seres, que han quedado relegados al mundo de la ficción; y el jilguero te puede ayudar a desarrollar tus percepciones, para que puedas ver por ti mismo a los espíritus de la naturaleza. Este desarrollo de las percepciones vendría indicado por el gorro negro, que significaría el descubrimiento de lo que normalmente está oculto a la vista.

Los jilgueros suelen permanecer todo el año en las mismas zonas donde residen, que son precisamente los lugares donde vas a poder encontrar hadas y elfos. 

A los jilgueros les gustan los entornos fronterizos entre dos hábitats, los lugares de crecimiento arbustivo que existen en esas zonas intermedias, pues constituyen puntos de intersección de mundos en los que se abren puertas a esos otros reinos de la vida. Incluso sus hábitos en la confección de nidos son un reflejo de su vínculo con esa tierra de nadie, pues construyen sus nidos en las horquillas de las ramas de los árboles. 

Como material de construcción utilizan las pelusas de la flor del cardo, planta que se ha relacionado desde antiguo con los espíritus de la naturaleza y con las capacidades sanadoras de los animales. De hecho, el cardo bendito se utilizaba en la antigüedad para invocar al dios Pan, dios de la Naturaleza; y, por otra parte, los cardos han sido siempre un símbolo de resistencia. 

Y es precisamente insistiendo y resistiendo como podemos acceder de nuevo al Reino de las Hadas, empeño en el que los jilgueros nos pueden ayudar, conectándonos con aquellos espíritus de la naturaleza que podrían enseñarnos a curar a los animales, domésticos o salvajes.

Los jilgueros rara vez están en silencio; y esto es, de por sí, un recordatorio de que la naturaleza nos habla constantemente, y de que deberíamos aprender a escucharla y a comunicarnos con ella en todos los niveles. Es el reflejo de que los espíritus de la naturaleza están a nuestro alrededor en todo momento. 

Durante el invierno, el macho del jilguero pierde su gorro negro, en tanto que las brillantes plumas amarillas se tornan de un amarillo oliva. Esta es otra señal de la vinculación de los jilgueros con los espíritus de la naturaleza, ya que, en invierno, estos se retiran a trabajar en el interior de la tierra, en vez de hacerlo en la superficie, como se hace evidente en la primavera y el verano. Pero esto no significa que no estén ahí, sino que quizás te resulte más difícil percibirlos. 

El jilguero tiene también un patrón de vuelo ondulante, un movimiento de vaivén arriba de abajo; y puedes utilizar este patrón rítmico en la visualización, para relajar las energías sutiles del aura y facilitar el abandono y salida del cuerpo. 

Este patrón de onda es también un reflejo de la capacidad del jilguero para llevarnos del mundo exterior al interior, del mundo humano al Reino Feérico, de lo físico a lo espiritual. 

TURPIAL 

• Significado clave: Feliz viaje interior 

• Ciclo de poder: Verano.

El turpial es en realidad un mirlo, aunque tiene el pecho de un color amarillo intenso, normalmente cruzado por un creciente negro. Es un pájaro que indica habitualmente que estás a punto de emprender un feliz viaje en tu interior, pues muchos de sus comportamientos son un reflejo del viaje interior y de aspectos relacionados con el descubrimiento personal. Puede tratarse del descubrimiento de la intuición, de la imaginación, de capacidades innatas, o incluso del Reino de las Hadas.

Los mismos colores y marcas del plumaje de esta ave reflejan estos aspectos, pues, por ejemplo, el negro y el amarillo son los colores tradicionales asociados con el arcángel Uriel, que supervisa la estación estival y las actividades de los reinos de la naturaleza; en tanto que el creciente es un símbolo de connotaciones lunares, siendo la luna un símbolo asociado desde antiguo con el yo interior.

Pero... sus comportamientos y actividades también son un reflejo del viaje interior, pues su nido tiene forma de cúpula, o bien utiliza las depresiones del terreno para poner sus huevos.

El turpial rara vez abandona el suelo (lo cual significa permanecer cerca del yo), salvo cuando se le molesta o cuando busca un lugar elevado para cantar. A diferencia de la mayoría de los pájaros, cuando se desplaza por el suelo lo hace caminando, en lugar de a saltitos, lo cual refleja cierta comodidad con el entorno interior. Pero... ¿y dónde están aquí las connotaciones de felicidad y alegría? Pues bien, el turpial tiene un canto muy dichoso y alegre, canto que también emite mientras vuela, a diferencia de la mayoría de los pájaros, que solo cantan cuando están posados. 

Por otra parte, vive en praderas abiertas, siendo estas idóneos lugares de crecimiento positivo y fertilidad. El turpial tiene también un vuelo bastante inusual, pues vuela con las alas muy rígidas y con un patrón de movimiento ondulado, arriba y abajo; si bien otras veces planea y aletea, dando la impresión de que vuela por un motivo lúdico.

Para los alquimistas medievales, la alondra era un símbolo de la sublimación y, según el Diccionario de la Lengua Inglesa de Random House, la sublimación es el «acto de desviar la energía desde su objetivo inmediato hasta otro de superior naturaleza o uso social, moral o estético..., el acto de hacer algo más noble o puro».

El turpial nos enseña a encontrar la felicidad sumergiéndonos en nuestro interior, y nos enseña a cantar en nuestras propias circunstancias vitales, llevándonos a reconocer que cada acontecimiento forma parte de un viaje mucho más grande. El turpial nos puede enseñar que el gozo de la búsqueda no se halla en llegar al destino, sino en el viaje en sí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS DESESPERADOS (AMOR, SALUD, DINERO, TRABAJO...)

VIRGEN DE LOS REMEDIOS, ORACIÓN MILAGROSA PARA CASOS DESESPERADOS

Gloriosísima Señora de los Remedios,  Virgen Santísima, Madre del Niño Dios y nuestra,  la más perfecta criatura sin mancha ni defect...