ORACION A LA SANTA CRUZ PARA LIBRAR DE PELIGROS, CAUTIVERIOS, ACCIDENTES, ENEMIGOS, MALES, MALDADES...



En el año 324, Constantino envió a su madre, Santa Helena, en peregrinación a las Tierras Santas en busca del "Santo Sepulcro" y "La Verdadera Cruz" (Vera Cruz). El "Santo Sepulcro" es el lugar donde fue enterrado de Jesucristo, mientras que "La Verdadera Cruz" es la cruz en la que Jesucristo fue crucificado. 

En esta peregrinación, parece ser que Santa Helena "siguió los pasos de Jesús", realizando muchos actos de bondad y buenas obras, como dar dinero, comida y ropa a los pobres, y también ayudando a las iglesias con fondos para sus gastos.  

Después de semanas de viaje, finalmente llegaron a Jerusalén. Con la ayuda de Judas Cyriancus, un hombre seleccionado al azar y forzado contra su voluntad para ayudar a Helena en su búsqueda para encontrar "La Verdadera Cruz". 
Aquí es donde la historia diverge ya que algunos creen que fue un plebeyo de un pueblo cercano quién llevó a Helena a "La verdadera cruz". 

Durante días emprendieron la búsqueda y finalmente sus oraciones fueron escuchadas. Helena dijo que fue entonces, cuando por medio de "un dulce olor a polvo y un destello de luz vislumbró el lugar", y le indicó a Judas que comenzara a cavar. 
Finalmente, descubrieron tres cruces, una, creyeron que pertenecía a Jesucristo y las otras, por tanto, serían las de los dos ladrones que murieron crucificados junto a Él. 

Para probar y ver cuál de estas cruces realmente pertenecía a Jesucristo, buscaron un leproso en las afueras de Jerusalén. Una vez que encontraron uno, regresaron al Gólgota, el lugar de la crucifixión de Jesús. Se ordenó al leproso que tocara cada una de las cruces una por una. Tocó la primera y no pasó nada. Tocó la segunda y tampoco. Finalmente, cuando tocó la tercera y última cruz, el leproso se curó instantáneamente. Fue esta cruz la que curó al leproso, y por esa razón se la conoce como "La verdadera cruz".

La cruz fue llevada de regreso a Constantinopla, mientras que una parte de ella la dejaron en manos del obispo de Jerusalén. 
A medida que pasaron los años, fragmentos de "La verdadera cruz" se pusieron bajo custodia de muchas iglesias católicas de todo el mundo para que todos los veneraran.

ORACIÓN DE LIBERACIÓN DE MALES

Oh Madero Sagrado, símbolo de Salvación, 
¡oh, bendita y Santa Cruz de Jesucristo!,
que con los brazos abiertos te elevas a los Cielos
y eres signo del Amor y Poder de Cristo
quiero adorarte siempre, quiero venerarte siempre,
quiero amarte y ensalzarte por siempre.

Cruz bendita, grandísima esperanza nuestra
en el cual está nuestra salud, vida y resurrección,
y por quien hemos sido salvados y liberados,
te saludo y doy gracias al Señor pues se digno honrarte
haciendo que fueras el instrumento de nuestra Redención. 

Oh bendita Cruz en ti adoramos al Hijo,
que con su muerte nos manifestó el amor infinito de Dios
por todos y cada uno de los seres humanos,
y hacia ti levantamos nuestros ojos y corazones
para liberarnos y transformar las tinieblas que nos rodean, 
para encontrar a nuestro lado la mirada amorosa, 
misericordiosa, liberadora y salvadora de Jesús. 

Oh Santa Cruz de Jesucristo
oh Cruz fiel, el más noble entre todos los árboles,
derrama en mi alma el bien,
presérvame de todas las desgracias temporales y corporales,
líbrame de cárceles, prisiones, injusticias y cautiverios
y de todo enemigo visible o invisible, oculto o declarado;
guárdame y defiéndeme de todo mal y maldad;
sáname espiritual y corporalmente
y dame el triunfo sobre todo lo que me pueda dañar,
sobre todo aquello que sea perjudicial para mi vida.

Oh Santa Cruz que haces visible el sacrificio de Jesús,
porque por el madero de la Cruz vino el gozo al mundo,
y eres el poder de Dios contra todas las fuerzas infernales,
quiero que seas mi protección ante toda adversidad,
quiero que me ayudes a vencer los malignos espíritus
y me libres de todo peligro, accidente y enfermedad. 

Oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi verdadera luz.
Oh Santa Cruz de Jesucristo, ten piedad de mí.
Oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi esperanza. 
Tú, mi buen Jesús, que nos das la victoria por la Cruz,
añade también tu favores, en especial solicito: 

(haz ahora tus peticiones con mucha fe). 

Por la amargura que sufriste por mí en la Santa Cruz,
concédeme los bienes espirituales y corporales
que me sean mas convenientes así como lo que pido. 

Oh Dios todopoderoso, Padre nuestro Eterno,
Tú que quisiste santificar el estandarte de la Cruz
con la Preciosa Sangre de tu Hijo unigénito
en honor de ella y por su penosa muerte,
en honor de su resurrección y de su encarnación divina,
y porque Cristo en la Cruz es lección de sabiduría,
es medicina y remedio para nuestros males,
concédenos por tu infinita misericordia y bondad
que los que se honran con la gloria de la Santa Cruz
gocen también por siempre de tu poderosa protección,
y sea la Santa Cruz la que de todo mal y peligro nos libere. 
Por Cristo, nuestro Señor.
Así sea. +

Reza al Señor tres Padrenuestros y un Gloria.
Repite la oración y los rezos tres días seguidos,
delante de un crucifijo o una imagen de la Santa Cruz.

La cruz es el símbolo universal de los cristianos. Innumerables generaciones de artistas lo han convertido en algo bello, ya sea en pinturas, o como imagen para las Iglesias, o para ser llevada en procesión, o usado como pieza de joyería... pero a los ojos de los primeros cristianos, no tenía tanta belleza por el uso al que estaban destinada. 

Se solían situar fuera de las murallas de muchas ciudades y sobre ellas estaban los cadáveres en descomposición de personas crucificadas, como una advertencia para cualquiera que desafiara la autoridad de Roma, incluidos los cristianos que rechazaban los sacrificios a los dioses romanos.

Aunque los creyentes hablaban de la cruz como el instrumento de salvación, rara vez apareció en el arte cristiano a menos que se disfrazara de ancla hasta después del edicto de tolerancia de Constantino.

Se empezó a conmemorar la "exaltación de la Santa Cruz", debido a que en este día la Santa Cruz y la fe experimentaron un gran cambio. Debe entenderse que, antes de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, el árbol de la cruz era un árbol de inmundicia, pues en las cruces se torturaba y morían hombres viles o criminales que habían sido sentenciados a recibir este castigo en el monte Calvario.

Era símbolo de tormento de los ladrones y estaban emplazadas en parajes oscuros y sin ninguna belleza. Era llamado el árbol de la muerte, por los hombres que fueron ejecutados allí, también era el árbol del hedor, porque estaba plantado entre las carroñas. Después de la Pasión de Cristo, el significados de la Cruz se realzó mucho, ya que de la vileza fue transportada a la preciosidad.

La Cruz, que estaba destinada a ser unos maderos donde se aplicaban los mas crueles tormentos, ahora es llevada con honor delante de los emperadores, su oscuridad se convierte en Luz y claridad; de lo cual San Juan Crisóstomo dice: La cruz y las heridas serán más brillantes que los rayos del sol en el juicio. La muerte se convierte en perdurabilidad de la vida, de lo cual se dice que, de donde creció la muerte, de allí la vida resurgió, y el hedor se convirtió en dulzura, Canticorum I.
La cruz se convirtió inmediatamente en objeto de veneración. En una celebración del Viernes Santo en Jerusalén hacia fines del siglo IV, según un testigo ocular, la madera fue sacada de su recipiente de plata y colocada en una mesa junto con la inscripción que Pilato ordenó colocar sobre la cabeza de Jesús: 

"La gente pasa uno por uno; todos se inclinan, tocan la cruz y la inscripción, primero con la frente y luego con los ojos; y, después de besar la cruz, siguen adelante ".

Hasta el día de hoy, las Iglesias orientales, católicas y ortodoxas, celebran la Exaltación de la Santa Cruz en el mes de septiembre en la basílica dedicada a ella. La fiesta entró en el calendario occidental en el siglo VII después de que el emperador Heraclio recuperó la cruz de los persas, que la habían robado en el año 614, 15 años antes. 
Según la historia, el emperador tenía la intención de llevar la cruz de regreso a Jerusalén, pero no pudo avanzar hasta que se quitó su atuendo imperial y se convirtió en un peregrino descalzo.


2 comentarios:

  1. Santisima...Cruz te venero te alabo te vendigo.Te ruego escuches mis...Plegarias y mis suplicas.Amen
    Iluminame con tu inmensa luz...Santa y protege a toda toda mi...Familia

    ResponderEliminar
  2. O cruz bendita yo espero siempre fuezas para seguir con mi cruz de cada día bendita seas y alavado por siempre los que acudimos a ti dichosos por siempre por que todo nos lo concedes amen

    ResponderEliminar

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS DESESPERADOS (AMOR, SALUD, DINERO, TRABAJO...)

VIRGEN DE LOS REMEDIOS, ORACIÓN MILAGROSA PARA CASOS DESESPERADOS

Gloriosísima Señora de los Remedios,  Virgen Santísima, Madre del Niño Dios y nuestra,  la más perfecta criatura sin mancha ni defect...