ORACION PARA PEDIR UN AÑO LLENO DE BENDICIONES, SALUD, AMOR, PAZ, ALEGRIA Y PROSPERIDAD



Oh mi buen Señor, mi Padre Celestial,
mi corazón te ama y tu Reino está dentro de mi,
gracias por la dicha de ser tu hijo-a
gracias por haberme regalado Tu Presencia,
tu Divina Providencia es mi camino y mi esperanza,
tu Divina Bondad alivia las necesidades de mi cuerpo y alma
y de tu Divino Amor recibo todos los bienes y gracias. 


Con la seguridad que estás a mi lado y me escuchas,
al terminar este año me acerco con humildad a Ti
para solicitar tus divinos auxilios y poderosa protección. 


Quiero darte gracias por todo aquello que recibí de Ti 
y pedirte llenes mi alma, espíritu y corazón
de amor, caridad, gratitud y mucha sabiduría;
multiplica mis fuerzas para que alcance en todo victoria,
abre mi ser a todo lo que es bueno, a la dicha,
que mi vida se llene sólo de bendiciones,
bendiciones de amor, de salud, de bienestar y paz,
y mis caminos estén abiertos y libres de obstáculos
y me lleven al éxito, a todo lo beneficioso y positivo.

Hoy te pido para los míos alegría y felicidad,
concédenos esa paz que tanta falta nos hace,
regálanos paciencia y prudencia, claridad y entendimiento,
llena nuestro hogar de amor, de abundancia y bienestar,
y concédenos que después de cualquier oscuridad o dificultad
tengamos un amanecer radiante.

Danos todo un año 2020 muy dichoso,
con un buen trabajo, incremento de las inversiones,
con bonanza y tranquilidad económica;
que broten miles de cosas buenas a nuestro alrededor
para que se alejen las angustias, necesidades y ruinas,
concédenos Padre mío, Señor Dios Todopoderoso
un año en el que podamos conseguir lo que deseamos.

 Te pido sanidad, que gocemos de buena salud,
sin enfermedades, ni accidentes, ni peligros,
que no suframos por dolores ni percances
y quedemos libres de los desastres naturales.

Rodéanos de amor, amor de pareja, amor de esposos,
amor de familia, amor de amigos, amor de la gente,
y aleja de nuestro lado a las personas perversas
no permitas Señor mío que su mal proceder
llegue hasta nuestras vidas y nos dañen o perjudiquen. 


Señor Dios nuestro, omnipotente y justo,
haz que seamos mas caritativos y mejores personas,
que seamos justos con los demás y ellos con nosotros,
dirígenos para que sepamos seguir el camino de tu Luz.

Enséñanos a compartir nuestra felicidad,
despierta en nuestros corazones el perdón y la humildad
para saber valorar y respetar a nuestros semejantes;
cólmanos de amor, bondad y de alegría,
para que cuantos conviven o están cerca de nosotros
encuentren en nuestras vida un poquito de Ti.

Señor, que tu infinita bondad nos ayude siempre,
que tu Presencia nos llene de esperanza, caridad y fe,
que tu protección nos ampare, defienda y cuide,
que tu misericordia llegue a nosotros en todo momento
y nos conceda paz, alegría y felicidad,
y por el amor que tienes hacia nosotros, tus hijos,
haz que recibamos en este Año tus Celestiales Bendiciones
y que las ilusiones y deseos que hay en nuestros corazones
se realicen y consoliden en este Año venidero,
y, en especial, solicito se cumpla este mi mas intimo deseo:

(decir confiadamente lo que se quiere conseguir).

Padre bueno, paciente y generoso,
a Ti que estás aquí presente en nuestras vidas y corazones, todo agradecimiento, todo honor y toda gloria,
rodéanos ahora y siempre con tu caridad infinita,
abre de par en par las ventanas de los Cielos
y concédenos las gracias y favores que necesitamos,
llénanos de amor, de alegría, paz, salud y prosperidad.
Padre de Ti todo lo espero, por ello digo: así sea. +

Reza tres Padrenuestros y tres Glorias. 

Repite con fervor y confianza la oración y los rezos 
al menos tres días seguidos.
Esta oración se puede decir durante todo el año,

y es aconsejable hacerla por lo menos una vez al mes.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA PARA CASOS DESESPERADOS (AMOR, SALUD, DINERO, TRABAJO...)

VIRGEN DE LOS REMEDIOS, ORACIÓN MILAGROSA PARA CASOS DESESPERADOS

Gloriosísima Señora de los Remedios,  Virgen Santísima, Madre del Niño Dios y nuestra,  la más perfecta criatura sin mancha ni defect...